lunes, 26 de octubre de 2009

SU TESTIMONIO DE VIDA SE PERPETÚA COMO UNA ENSEÑANZA DE AMOR



La comunidad cristiana de Guayaquil y particularmente nuestro Movimiento, los Equipos de Nuestra Señora, hemos sentido profundamente la partida al encuentro del Señor, del padre Ignacio Moreta, sj. Como consiliario del equipo 6 de Guayaquil, supo orientar sabiamente a las parejas en su desarrollo y crecimiento espiritual.

Hombre de oración y servicio, hizo vida el Evangelio durante su existencia. Vivió el mandamiento del amor con todo su corazón y con sus obras para los más necesitados. Su amor a Dios, a la Santísima Virgen María, y a los hermanos desposeídos, lo llevó a salir de sí mismo y a entregarse a los demás. Fue como el grano de trigo que cayó en tierra buena y murió para que florezca con él la esperanza de muchas personas necesitadas.

La ausencia física de este ser entrañable nos deja un gran vacío, pero su testimonio de vida se perpetúa como una gran enseñanza de amor a Dios y al prójimo.

Oremos para que el Señor lo lleve consigo a su Morada Santa y viva su alma en la paz eterna del Padre Misericordioso.

A nombre de todas las parejas de la Región Ecuador de los Equipos de Nuestra Señora, hacemos llegar nuestras más sentidas condolencias a la Comunidad Jesuita de Guayaquil y del país, a sus familiares y al equipo 6.

Marilú y Chárbel Saab
Pareja Responsable Región Ecuador

No hay comentarios :