viernes, 30 de octubre de 2009

Testimonios del Retiro de San Patricio


Testimonio 1
“… y acampó entre nosotros” Jn 1,14
Los temas de espiritualidad conyugal nos llevaron a una reflexión personal, a un trabajo en pareja y a un compartir comunitario, regiamente dirigido por el P. Charly García; ¡cómo conoce los matrimonios, cómo nos hizo revivir aquello que sucede en casa y fuera de ella! El humor, la vivencia y la sapiencia combinados en su ministerio, herramientas eficaces de trabajo.

Fueron dos días de intensa tarea y de meditación. Las dinámicas nos llegaron al corazón de cada uno de nosotros; tocaban nuestra realidad, interpelaban nuestras actitudes, nos hicieron prometer. Jesús nos conoce pero quiso que se lo dijéramos; aquello que está en lo profundo de nosotros, teniendo por testigo a los hermanos. Papito Dios nos acogió y nos abrazó; acampó con especial cariño en este Retiro. Nuevos semblantes, nuevos compromisos el domingo por la tarde a las 5.

Mercedes y Benigno Santos
Equipo 1

Testimonio 2
El Retiro vivido en San Patricio fue un llamado de Cristo para realizar una misión apostólica dentro de nuestro hogar, con nuestros hijos y nietos. Los temarios expuestos por el Rev. P. Charly García, particularmente la meditación en presencia del Santísimo Sacramento sobre la penitencia, nos trajo momentos de profunda oración, reflexión, vivo arrepentimiento y el firme propósito de ser mejores, sólo dejando que el Espíritu Santo actúe en nuestros corazones.

Fue una jornada de intenso trabajo, formación, reflexión y animación que vivimos en pareja, estos dos días. Una vez más, damos gracias a Dios que nos regaló esta brillante oportunidad, al P. Charly por la profunda y entusiasta exposición de los temarios y a todos los equipos responsables que siempre nos llenaron de amables atenciones.

Marcia y Guillermo Baus
Equipo 26


Testimonio 3
El haber asistido al Retiro de San Patricio nos permitió renovar nuestro compromiso, sobretodo por el mensaje recibido por el Padre Charly, su temática orientadora de una experiencia formidable y que siempre constituye un fortalecedor replanteo en nuestras vidas, porque no solo es la facilidad de asimilar los mensajes, sino el de emprender coherentemente en nuestras vidas el compromiso de cambiar, en las actitudes de aceptación sencilla y humilde.

Ahora que caminamos solos cuando nuestros hijos se han ido, pensamos sobre el deber cumplido; en nuestra compartida soledad siempre fortalece la "cosecha" y es que en nuestros nietos se ve reflejado el amor con que nos esforzamos por sacar adelante este proyecto de locura que un día emprendimos, sin tener experiencia, volcados a la aventura. Toda esta experiencia nos permitió analizar y revisar nuestra propia vida.

Esperamos fortalecernos en equipo, no sólo hacia adentro sino también hacia afuera, donde nos necesitan y donde más nos conocen, en nuestro ambiente familiar, ahí es donde queremos trabajar primero para compensar lo que Dios nos ha prodigado.
¡De corazón, felicitaciones al grupo!

María del Carmen y Miguel Larrea
Equipo No. 13

No hay comentarios :