lunes, 2 de enero de 2012

Mensaje de Año Nuevo del padre Gustavo Calderon, sj. Consiliario de la Región Ecuador


Querida familia ENS Ecuador

Reciban un fraterno saludo de quienes tenemos la responsabilidad de animar nuestra Región. Desde los diversos sectores de San Gabriel, Cuenca, Quito, Guayaquil y la naciente Imbabura, queremos pedir al Señor que traiga muchas bendiciones para nuestros hogares, y una gracia muy especial para el Ecuador.

En el último Colegio de la Región(Dic. 9-11) y a la luz de lo trabajado en el Colegio de la Súper Región Hispanoamérica en Puerto Rico en el pasado mes de Noviembre, queremos asumir el reto no sólo de comprometernos en el fortalecimiento ad intra del Movimiento, sino de una toma de conciencia sobre nuestro rol dentro del contexto de cada diócesis en las que nos encontramos.

El nuestro, es un movimiento de espiritualidad conyugal en el que laicos y laicas, junto a sus consiliarios se esfuerzan por ser fieles al camino de santidad por el que el Espíritu los guía. Nuestros equipos son pequeñas comunidades que al igual que las de los primeros cristianos, buscan vivir la caridad y solidaridad como valores primordiales de nuestro modo de proceder.

"789. Es en el mundo donde el laico encuentra su campo específico de acción. Por el testimonio de su vida, por su palabra oportuna y por su acción concreta, el laico tiene la responsabilidad de ordenar las realidades temporales para ponerlas al servicio de la instauración del Reino de Dios. (Puebla, 1979)".

Este referente al documento de la Iglesia Latinoamericana nos pone en sintonía sobre lo que deseamos proponer para cada pareja, para cada equipo, para cada sector de nuestra Región. Queremos salir de una cierta quietud, algunos piensan, casi de nuestra invisibilidad dentro de la pastoral local de la Iglesia. Los Encuentros para Novios y los Cursillos Prematrimoniales parecen espacios naturales en los cuales podemos colaborar. Algunos de ustedes ya lo hacen en estos ámbitos. Quisiéramos que más parejas pudieran comprometerse en tareas apostólicas, no ya de manera individual sino como parte de una política articulada del Movimiento. El Padre Caffarel, lo visualizaba desde los inicios:

"No es mi intención proponerles un amplio examen de conciencia: en mi hogar, mi parroquia, mi profesión, mi país, la Iglesia ¿soy el parásito o el buen obrero? No sería serio tratar este problema tan importante en un breve escrito.
Voy más modestamente, a invitar a cada hogar a preguntarse:¿porqué he ingresado a los Equipos? ¿Para dar o para recibir?
Si me responde: “Queremos participar en la importante tarea que han emprendido los Equipos de Nuestra Señora, instaurar el reinado de Cristo en los hogares, lograr que la santidad se enraíce en pleno mundo moderno y no sea privilegio de monjes, formar buenos obreros de la ciudad, apóstoles robustos de Cristo”, entonces están en su puesto: su Equipo será útil a los demás… al Movimiento… a la Iglesia (Henri Caffarel, de Espiritualidad de Interesados)".

Queremos que todos y todas ustedes inicien un proceso de oración personal, como pareja y a nivel de equipo. Discernir dónde debe estar nuestro mayor servicio es tarea conjunta; dar un paso adelante para no sólo sentirnos parte, sino trabajar de manera concreta en la evangelización es incorporar de verdad a nuestras vidas el llamado a ser “discípulos y misioneros” (Aparecida No.11, 2007)

¡Brasilia 2012 está muy cerca! Esperamos que todos los equipos puedan vivir la preparación a este evento mundial a través de las lecturas correspondientes, y que el celo apostólico de acompañar al Señor en la misión de la Iglesia nos comprometa a actuar.

Afectuosamente,

Gustavo Calderón, S.J.

No hay comentarios :