viernes, 25 de mayo de 2012

Mensaje de Carlo, María Carla Volpini y el Padre Angelo



¡ ¡ HEMOS LLEGADO A BRASILIA ! !

Nuestro viaje comenzó en enero de 2009 en Roma con la decisión de organizar  el XI Encuentro Internacional en Brasilia, este viaje ahora, casi que ha llegado al final de su objetivo: Nos encontraremos dentro de pocas semanas, miles de parejas y consiliarios, en el corazón del Brasil. Este viaje ha sido largo y difícil de organizar, puesto que por numerosas razones y especialmente por la crisis económica actual, esta vez ha sido más difícil que las anteriores. Pero el entusiasmo, la confianza, el deseo del encuentro, el compromiso y la disponibilidad al servicio de numerosos miembros de los equipos, nos han permitido vencer muchas dificultades ¡y la ciudad de Brasilia será invadida por más de 8000 miembros de los ENS del 21 al 26 de julio!

Lo primero que nos viene a la mente es un  muchas gracias a todos aquellos que han consagrado mucho de su tiempo y energía durante estos años para realizar este proyecto: gracias también a todos los que, aún con un poco de fatiga, decidieron participar en este evento para testimoniar el valor de estar juntos, provenientes de todos los países del mundo, para un tiempo de reflexión, de fraternidad y de oración: otro gran agradecimiento a todos los que con generosidad han contribuido a la solidaridad internacional, permitiendo que algunas parejas con mayor dificultad económica puedan estar presentes en Brasilia; finalmente, gracias también a todos los equipistas del mundo que, durante las jornadas de julio se sentirán unidos a todo el Movimiento por la amistad fraternal y la oración.

El XI Encuentro Internacional nos dará el coraje y la conciencia de « OSAR EL EVANGELIO » y estamos convencidos de que un nuevo aliento del Espíritu nos iluminará en los años por venir.

Osar el Evangelio, porque el hombre de hoy, desorientado y desconcertado, siente también una gran hambre de encontrar el sentido profundo de la vida y nosotros podemos testimoniar que Dios puede satisfacer esta hambre.
Osar el Evangelio,  porque la realidad social de hoy, desintegrada en los valores e ideas, necesita la verdad y la justicia y nosotros podemos testimoniar que las palabras de Dios son palabras de verdad y de justicia. 
Osar el Evangelio, porque el mundo de hoy, destrozado por la violencia y las guerras, en lo más profundo del corazón, aspira a la paz y nosotros podemos testimoniar  el Evangelio y la Buena Nueva de Paz para toda la humanidad.
Osar el Evangelio porque  ésta es la única palabra que hace vivir y que nosotros, cristianos, estamos llamados a dar testimonio en todo momento y en cada situación de nuestra vida: ¡La Esperanza!

Carlo y Maria Carla y el  P. Angelo

Mayo 2012

No hay comentarios :