viernes, 17 de agosto de 2012

Brasilia 2012. Testimonio, Equipistas Ecuatorianos en Encuentro Internacional. Parte #4



Irma y Aníbal
El haber podido estar presentes y participar en el XI Encuentro Internacional de Equipos de Nuestra Señora en Brasilia, ha sido para nosotros una maravillosa experiencia de vida cristiana, nos hemos enriquecido con las presentaciones, intervenciones y testimonios de parejas, hemos podido captar el verdadero sentido cristiano y la profundidad de amor que encarna la Parábola del Buen Samaritano. Todas las reflexiones y meditaciones dadas por sacerdotes y parejas, interiorizando sobre la misma parábola, nos llaman a la conversión,  saber detener el paso para ver, tocar y  escuchar al prójimo que requiere nuestra ayuda. 
La reunión de equipos  mixtos con parejas y sacerdotes de otros países, ha sido una experiencia maravillosa; junto a ellos, a pesar de nunca antes habernos conocido, vivimos  intensos momentos de unidad, cariño, sinceridad, confianza y apertura; el ser equipistas  facilitó que entre todos nos sintiéramos como si fuéramos amigos de siempre.

Con las parejas y el sacerdote que fuimos del Ecuador, se ha fortalecido el cariño y la amistad, en todo momento entre nosotros reinó la camaradería y la disponibilidad para ayudarnos mutuamente.

Haber asistido a este Encuentro  nos ha permitido, además, considerarnos privilegiados; nuestra sensibilidad humana ha vibrado de emoción al constatar que Equipos de Nuestra Señora,  está vivo y que late con fuerza en los diferentes rincones del mundo entero.

Durante su desarrollo, sentimos que Dios nos llevó a Brasilia para que podamos descubrir, entender en profundidad su plan y comprometernos a cumplirlo a través de la misión que hemos asumido como pareja sacramentada y equipista.

Pensamos que este Encuentro Internacional, el primero para nosotros, marca un nuevo hito en nuestras vidas. Está gravado como sello, como una ruta a seguir, como un reto y un desafío: “ANDA Y HAZ TÚ LO MISMO”. Para ello debemos estar firmes en nuestra fe, seguir a Jesucristo y a su Evangelio, estar atentos en la formulación de nuestras Reglas de Vida para alcanzar la transformación anhelada.

Algunos momentos de intensa emoción vivimos durante el Encuentro,  queremos señalar  dos, a lo mejor  como los más significativos para nosotros:

- Cuando aún flotaban en el ambiente las notas musicales del Himno de la Alegría de Beethoven, María Carla y Carlo Volpini, P.R del ERI, dieron la bienvenida  a parejas y sacerdotes de los diferentes países del mundo que nos habíamos congregado para participar  en uno de los eventos más trascendentales de los ENS. El escenario lució maravilloso cuando la maqueta del logotipo del XI Encuentro  hizo lentamente su entrada y fue colocado en la parte principal del  escenario.  Enseguida  se dio la apertura formal al evento, nos sentíamos felices, todo  nos parecía un hermoso sueño.

Irma/Aníbal Betancourt  y
Catalina/Pedro Cabello
- El otro momento fue cuando todos los participantes nos concentramos en la explanada, lugar estratégico de la ciudad, pues estábamos muy  cerca de la Catedral Metropolitana.  Cerca de  diez mil personas, todas con camiseta y pañuelo blancos que los hacíamos flamear, nos  reunimos para realizar el Diálogo Conyugal, para cantar, establecer relación los unos con los otros, para vivir la alegría sana de ser equipistas.

Damos gracias a Dios por habernos ayudado a hacer realidad esta gran ilusión que nació en nosotros desde el primer día que supimos que este Encuentro se realizaría en Brasil; ahora que han pasado algunos días, nos sentimos satisfechos por el esfuerzo que el Señor nos facilitó para realizarlo. ¡VALIÓ LA PENA!

Con cariño fraterno.

Irma y Aníbal Betancourt
P.R del EDIPC-W  Quito

No hay comentarios :