domingo, 9 de septiembre de 2012

Brasilia 2012. Testimonio, Equipistas Ecuatorianos en Encuentro Internacional. Parte #7


Eugeñita y Jorge
El tiempo pasa muy aceleradamente pero los recuerdos prevalecen cuando algo importante sucede en nuestras vidas, más aún cuando queda sembrado en nuestro corazón. 

Es el caso de XI Encuentro Internacional Brasilia 2012 realizado en el mes de julio, que con la exhortación ¡Atreverse a vivir el Evangelio!, llegamos con toda la expectativa de sentir la espiritualidad de nuestro Movimiento, en el marco de la preparación con la parábola del Buen Samaritano.

Era la primera vez que se realizaba en un país latinoamericano y Dios con su infinita sabiduría señaló a Brasil por su vitalidad, libertad y espontaneidad, para que llevara a efecto este Encuentro.

Si sorprendente fue la organización, mucho más fueron las orientaciones del  P. Timothy Radcliffe, teólogo inglés, las conferencias, los testimonios y más intervenciones que nos permitieron conocer la realidad del mundo,  enterarnos de las señales de “los signos de los tiempos”  a las que tenemos que escudriñar para responder  a las necesidades, retos y desafíos.

Nuestra participación significó el inicio de otra etapa en nuestras vidas con el acuerdo de conocer más a Jesús y hacerlo conocer comenzando en la familia (tenemos el llamado de atención de un inocente niño), regla de vida que surgió en nuestro Deber de Sentarse desarrollado al final del Encuentro.

Por otra parte, son varias las anécdotas que podríamos compartir, pero lo más destacado es el encuentro con parejas que en el año 1996,  habíamos conocido con motivo del Encuentro en Fátima-Portugal, siendo el principal con Mercedes y Alvaro Gómez Ferrer, pareja en ese tiempo Responsable Internacional, y que ahora participaron como conferencistas; más aún que con ellos y otras parejas de distintas nacionalidades conformamos el equipo mixto. 

Equipo Mixto de Trabajo
Las reuniones del equipo mixto fueron un compartir de experiencias de los muchos o pocos años de recorrido en el Movimiento. Escuchamos el testimonio  del final del primer período de evolución y algunas referencias sobre la personalidad de  Padre Henri Caffarel; el recorrido del segundo período y, ahora, ante el interrogante inicio del tercer período. Los discernimientos  fueron profundos, orientadores y con muchos sueños.

Para finalizar esta pequeñísima referencia cabe resaltar el compañerismo de todos los equipistas que asistimos al Encuentro y luego a las ciudades que visitamos, viaje en el que surgieron la espontaneidad y alegría. Es importante mencionar la compañía en todo el recorrido del P. Sestillo Coda y la celebración de la Eucaristía en los momentos propicios y en lugares inesperados,  como en la capilla debajo del monumento a Cristo Redentor o Cristo del Corcovado. 


Eugeñita y Jorge Villavicencio
ENS Quito

No hay comentarios :