miércoles, 17 de octubre de 2012

Carta del ERI: Brasilia - Año de la Fe (Consiliario del ERI)



Queridos Hogares de Nuestra Señora:

El Encuentro Internacional realizado recientemente en Brasilia fue un momento de gracia, porque demostró la enorme vitalidad de nuestro Movimiento, que no es una grandeza encerrada en sí misma, sino una parte integrante de la Iglesia, movida por la fuerza del Espíritu Santo para anunciar el Evangelio a todos los hombres de hoy y mostrarles el camino de la salvación, del que la Iglesia es «como un sacramento o señal» (LG, 1).

Una constante en los testimonios mostraron que el secreto de los Equipos de Nuestra Señora se encuentra en el cumplimiento de los Puntos Concretos de Esfuerzo y, muy particularmente, en la Oración conyugal y en el Deber de Sentarse. Por ello, invito a todas las parejas a que sean fieles a estos dos puntos de esfuerzo, que son el secreto de la espiritualidad conyugal. Los matrimonios cristianos, unidos por el sacramento del matrimonio, son una imagen viva de Cristo y de la Iglesia, realizan el gran misterio del que habla san Pablo (Ef 5,32). En un mundo dividido como el nuestro, es misión de los matrimonios cristianos ser un signo de que es posible vivir el amor fiel, fecundo e indisoluble desde el momento en que permanecen fieles y están disponibles a recibir y a vivir en la gracia del sacramento del matrimonio. Lo que distingue y marca la diferencia de los esposos cristianos es precisamente esto: son dos discípulos, un hombre y una mujer que viven su amor en el Señor (1 Cor 7,39). ¿No es precisamente esto lo que se pretende en el Deber de sentarse, cuando el matrimonio reflexiona sobre su vida en presencia del Señor?

El Papa Benedicto XVI ha declarado este año el Año de la fe, de octubre de 2012 a noviembre de 2013. Benedicto XVI es perfectamente consciente que la crisis actual en la Iglesia y en el mundo es esencialmente una crisis de fe, ya sea desde el punto de vista de las relaciones humanas, ya sea desde el punto de vista teológico y cristiano. De hecho, la fe, como acto, presupone confianza y amor, porque creemos en quienes confiamos y tenemos confianza en quienes merecen nuestra amistad y nuestro amor.
En la Carta Apostólica «Porta Fidei», Benedicto XVI invita a toda la Iglesia y a cada uno de nosotros, incluso como Movimiento, a reflexionar sobre la fe, como contenido, es decir, las verdades en las que creemos y que son objeto de nuestra fe y como acto, esto es, como adhesión, asentimiento cordial a la Palabra de Dios y a su misterio que nos ha anunciado la Iglesia. Por todo esto, es muy importante el Concilio Vaticano II, cuyo 50 aniversario de su inicio acabamos de celebrar, y el Catecismo de la Iglesia Católica, publicado hace 20 años, como instrumentos fundamentales para la comprensión de la fe, en las dos dimensiones mencionadas.

He aquí un programa para nuestro Movimiento, que quiere caminar al ritmo de sentire cum Ecclesia (“Pensar con la Iglesia”)1. El Movimiento de los Equipos de Nuestra Señora deberá ser siempre cada vez más una expresión viva de la fe tan necesaria y urgente hoy, por las razones que Benedicto XVI enumera en la Porta fidei y que reconocemos en nuestra vida y en nuestro mundo actual. Pero según el Espíritu del Evangelio, que debemos atrevernos a vivir, cada uno de los Equipos y nuestro Movimiento tiene que estar en el mundo, pero no ser del mundo (Jn 17,16). Benedicto XVI invita expresamente a los Movimientos a prever un momento, una fecha precisa para profesar la fe en comunión con toda la Iglesia. Es por eso que animo a los Hogares Responsables y a los Consiliarios Espirituales a estar especialmente atentos a este deseo del Papa, de modo que sea posible realizarlo en todos los niveles de nuestro Movimiento.

Que la Virgen María, patrona de nuestro Movimiento, bendiga y proteja todas nuestras actividades y proyectos y nos lleve a su Hijo, enseñándonos a hacer todo lo que Él nos diga (Jn 2,5).

Os saludo a todos con amistad en el Señor.

P. José Jacinto Ferreira de Farias, scj
Consiliario Espiritual del ERI

·         Fuente: Sitio Principal de los Equipos de Nuestra Señora

____________________________________

1 "Pensar con la Iglesia", or "Sentir con la Iglesia"; El decir, "sentire cum ecclesia" se origina con San Ignacio de Loyola, quien usa este término en uno de sus Ejercicios Espirituales

No hay comentarios :