domingo, 26 de mayo de 2013

Revitalizar la Oración Conyugal y la Sentada. Parábola # 1


 
Fuente: Equipos de nuestra Señora - Super Región de España

 
Estimados equipistas queremos compartir con ustedes el primero de los 8 guiones preparados por la SR de Francia-Luxemburgo-Suiza, y adaptados por la SR de España con el fin de ayudar a los equipistas a Revitalizar La Oración Conyugal y la Sentada.
 
Esta guía se llama: “Ocho parábolas para una vida matrimonial – La esperanza y la compasión en el corazón de la pareja”

Es importante que volvamos a la base de este punto concreto de esfuerzo: "El Deber de Sentarse es un diálogo en la presencia de Dios, es mirar y escuchar al otro con la mirada de amor de Dios. Es un momento privilegiado marcado por la presencia misteriosa de un tercero, Jesús, que prometió estar presente siempre que hubiera personas reunidas en Su nombre. En el sentido más profundo, la pareja se mira, rezan juntos, conversan, intercambian puntos de vista diferentes y a través de todo eso los dos crecen en amor, aceptación y unidad"

1ª SENTADA

Oración

Parábola del sembrador. Mateo 13, 3-9,18-23
 
El amor es como una planta que se siembra

«Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, una parte cayó al borde del camino, vinieron los pájaros y se lo comieron. Otra parte cayó en terreno pedregoso, donde apenas había tierra, y como la tierra no era profunda brotó en seguida, pero en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó. Otra cayó entre abrojos, que crecieron y la ahogaron. Otra cayó en tierra buena y dio fruto: una, ciento, otra, sesenta, otra treinta. El que tenga oídos que oiga. (…)

Vosotros, pues, oíd lo que significa la parábola del sembrador; si uno escucha la palabra del reinos sin entenderla, viene el Maligno y roba lo sembrado en su corazón. Esto significa lo sembrado al borde del camino. Lo sembrado en terreno pedregoso significa el que escucha la Palabra y la acepta en seguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante, y en cuanto viene una dificultad o persecución por la Palabra, enseguida sucumbe. Lo sembrado entre abrojos significa el que escucha la Palabra; pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas ahogan la palabra y se queda estéril. Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la Palabra y la entiende; ese da fruto y produce ciento o sesenta o treinta por uno».

 
Preguntas para el Momento de la Sentada.

¿Qué buenas semillas hemos sembrado y han hecho crecer nuestro amor?; ¿Qué malas semillas impidieron el crecimiento a lo largo de los años?

¿Con el tiempo, qué acontecimientos en nuestro matrimonio pudieron llevarnos a atravesar una crisis o a alejarnos uno del otro? ¿Cómo estar atentos a las señales del alejamiento y cómo poner remedio?

¿Dónde situamos nosotros la Palabra de Dios y su profundización en nuestro matrimonio y en nuestra vida personal?

No hay comentarios :