martes, 16 de junio de 2015

Otro Matrimonio camino a los Altares: Domenica y Sergio Bernandini





















“El Señor ha pasado verdaderamente por nuestra casa”, afirmó el P. Sebastiano al recordar la vida de sus padres, Domenica y Sergio Bernardini, un matrimonio católico con diez hijos –ocho de los cuales siguieron la vida consagrada–, y cuyas virtudes heroicas fueron reconocidas el pasado 6 de mayo por la Santa Sede.

Esta pareja humilde del municipio de Pavullo, en la provincia norteña de Módena (Italia), se unió en matrimonio el 20 de mayo de 1914. Sergio tuvo un primer matrimonio del que nacieron tres hijos; pero una peste en 1912 causó la muerte de su esposa, los hijos, su padre y su madre. Al quedarse solo, viajó a Estados Unidos para trabajar en una mina, pero regresó un año después afirmando que lo hizo porque temía perder la fe en ese ambiente.
Ya de regreso en Italia, la vida cristiana de Sergio hace que el párroco le diga que piense en la vida sacerdotal, pero él no se siente el llamado a esta vocación sino que sueña con tener una familia, posiblemente numerosa. Por su parte, Domenica Bedonni deseaba ser religiosa, pero a los 23 años optó por la vocación a la vida matrimonial y rezaba para tener al menos una hija monja y, por qué no, un hijo sacerdote.
Se conocieron y poco después se casaron. El P. Sebastiano afirmó a Famiglia Cristiana que una de las cosas que más recuerda de sus padres es la vida de sacrificio, su gran fe y el amor que estos Siervos de Dios se prodigaban y que se reflejaba en sus miradas.
“Mi mamá era muy afectuosa, a mi papá lo recuerdo más estricto, siempre nos trató de ‘usted’, pero sin dejar de ser un hombre muy dulce”, afirmó.
Domenica y Sergio estuvieron casados 52 años y tuvieron diez hijos: ocho mujeres y dos hombres. Seis hijas eligieron la vida religiosa: cinco como hermanas paulinas y una en la Orden del Buen Pastor. Los dos hijos varones se hicieron sacerdotes, uno de ellos es el Obispo Emérito de Smirne (Italia), Mons. Giuseppe Germano Bernardini.
“Es una gracia grande el hecho que todos permanecimos fieles a nuestras vocaciones”, afirmó el fraile capuchino.
El P. Sebastiano recordó la anécdota con la cual a los cinco años decidió que quería ser sacerdote. “Había visto a un sacerdote pasar delante de mi casa en una moto Guzzi, nueva, flamante: desde aquel momento fui firme. Quizá pensaba que para manejar una moto de ese modelo necesitaba convertirme en sacerdote”, añade. Sin embargo, “luego entré al seminario en Scandiano y las cosas cambiaron: elegí la pobreza”.
En ese sentido, destacó el desprendimiento de su padre, pues su familia, aunque pobre, era muy unida.
“Cuando nací, mi padre lanzó un suspiro de alivio. Era el primer hombre después de ocho mujeres” y le habría dado una mano en el trabajo del campo. “Sin embargo, cuando decidí de entrar en el seminario, dijo: ‘Que sea la voluntad del Señor’. Fue este el secreto de su matrimonio”, afirmó.
Sin embargo, el apoyo a las vocaciones religiosas no solo se centró en sus hijos. A pesar de las carencias, ambos esposos deciden en 1963 “adoptar” a un seminarista nigeriano, pagando sus estudios en Roma con su modesta pensión. Se trata de Mons. Félix Alaba Adeosin Job, actual Arzobispo Emérito de Ibadán (Nigeria).
Luego de 52 años de casados, Sergio Bernardini fallece el 12 de octubre de 1966. El 27 de febrero de 1971 lo sigue su esposa. A ambos funerales asistieron una gran cantidad de fieles y sacerdotes que proclamaban la santidad de ambos.
El proceso diocesano de este matrimonio concluyó en 2008, mientras la causa de beatificación prosigue en la Congregación para la Causa de los Santos.
Las otras dos hermanas se casaron, pero fallecieron sin tener hijos. La vivienda de los Bernardini fue donada a la “Casa de Francisco y Clara” y todo permanece como antes, con la pequeña capilla donde habían obtenido poder custodiar el Santísimo, las fotos en las paredes y las dedicatorias que los padres habían querido colocar sobre las puertas de cada sala.  También permanecen la Sagrada Familia en el dormitorio de Sergio y Domenica, la Inmaculada, Santa Teresita y San Francisco en el cuarto del P. Sebastiano.
Matrimonios beatos y santos
De llegar Sergio y Domenica Bernardini a los altares, se sumarán a la lista de matrimonios reconocidos como santos por la Iglesia, entre quienes destacan San Vicente y Santa Valdetrudis, matrimonio católico del siglo VII y padres de San Landerico, San Dentellino, Santa Aldetrudis y Santa Madelberta.
También están los esposos Luigi y María Corsini Beltrame Quattrocchi, quienes se casaron en 1905 y fueron beatificados por San Juan Pablo II en el 2001.
Además, está la pronta canonización de los padres de Santa Teresita de Lisieux, Louis y Zelie Martin, cuya ceremonia sería en octubre de este año, mes en el que se realizará el Sínodo de la Familia en el Vaticano.
Por su parte, el 30 de agosto de 2009, al presidir el rezo del Ángelus dominical, el entonces Papa Benedicto XVI alentó a los esposos a trabajar por su santidad en los matrimonio, afirmando que es en estos hogares donde se prepara “el terreno fértil en donde florecen y maduren las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada”, como demuestra el testimonio de los Siervos de Dios, Domenica y Sergio Bernardini.

 

No hay comentarios :