viernes, 6 de mayo de 2016

Carta de la Región del mes de mayo del 2016


Queridos hermanos equipistas,
Los católicos, el mes de mayo, lo dedicamos a la mujer que es madre; no en vano, este domingo 8, celebramos el Día de la Madre. La mujer y madre por excelencia, aquella que tenemos por ejemplo de virtud, es la Virgen María; esa mujer valerosa que encontramos en la Biblia, esa esposa amorosa y compañera de José, pero sobre todo, la Madre de Jesucristo, el Dios hecho hombre, el Salvador del mundo.
En cada mujer, hay un poco de María; ella es el ideal de mujer que Dios forjó desde el principio para que sea la Madre de su hijo, y por voluntad de Jesús, es Madre de todos nosotros. Por lo tanto, es deber de cada mujer y de cada familia, conocerla más, y tratar de ser y actuar cada día como ella lo hubiera hecho.
Cuando rezamos el rosario, al final de cada misterio decimos la jaculatoria: “María, Madre de gracia, Madre de misericordia,…”. En este año jubilar de la Misericordia, esta frase, adquiere una especial relevancia. Si María es un modelo a seguir en virtudes, tanto más lo es, en el ejercicio de la Misericordia.

En la bula Misericordiae Vultus, con la que el Papa Francisco convocó al año de la Misericordia, bajo el lema "Misericordiosos como el Padre", nos da varias pautas, en algunas de las cuales podemos ver semejanzas con María:
·        “La misericordia no es una palabra abstracta, sino un rostro para reconocer, contemplar y servir”. María salió de sí misma para ir a servir a Isabel, su prima; la madre de Juan el Bautista.
·        “Un aspecto importante del jubileo es el sentido de la peregrinación y sobre todo la necesidad del perdón”. María peregrinaba cada año a Jerusalén con su familia, como signo de su espiritualidad. María no guardó rencor por las ofensas o injusticias que sufrieron ella y su familia; simplemente sabía que su felicidad estaba en cumplir la voluntad de Dios.
·        “Las obras de misericordia espirituales y corporales deben redescubrirse ‘para despertar nuestra conciencia, muchas veces aletargada ante el drama de la pobreza’”. María fue la seguidora incansable y primera discípula de su Hijo en los 3 años de vida pública, cuando Jesús se dedicó a enseñar especialmente a los pobres, a curarlos, a perdonar sus pecados, a darles de comer, a visitarlos.
·        “La relación entre la justicia y la misericordia,no se detiene en una visión legalista, sino que apunta a un camino que desemboca en el amor misericordioso”. María, sabiendo que cometían la peor injusticia en contra su Hijo al crucificarlo, supo ver más allá, supo que a través de ese dolor, Dios necesitaba llevar a cabo su plan de redención para todos nosotros; incluso compartió en la cruz, el momento en que Jesús pidió “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.
El deseo del Papa es que este Año, vivido en el compartir de la misericordia de Dios, pueda convertirse en una oportunidad para "hacer vida cada día la misericordia que desde siempre el Padre nos dispensa”. 
Pidamos a Nuestra Madre y Señora que, en la clausura del año de la Misericordia, que tendrá lugar en la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo, el 20 de noviembre de 2016, ante todo, nos conceda que tengamos sentimientos de gratitud y de reconocimiento hacia la Santísima Trinidad por habernos concedido un tiempo extraordinario de gracia.
Con Alegría y Misericordia en la Misión,
Un cariñoso abrazo,
María Auxiliadora y Jaime Jaramillo

Responsables Región Ecuador

1 comentario :

Fabian Franco dijo...

Estinados Mariuxi y Jaime

Gracias por su editorial. Ahora que evocaban a la Virgen María, me vienen a la mente los momentos especiales que nuestra gran madre del cielo tuvo que haber vivido, y como mencionan ustedes, fiel a los cristianos supo soportar y fortalecerse en su Fe, acompañando a su Hijo en la Cruz. Recordé también, la presencia de María en el Libro de los Hechos (1:14), después de la Ascensión de Cristo a los cielos los apóstoles: "subieron al piso alto" y "todos estos perseveraban unánimes en la oración con algunas mujeres, con María, la Madre de Jesús, y con los hermanos de éste". María estuvo presente en cada reunión santa de los apóstoles como una más, a pesar de su ganada dignidad de Santa y Madre del Señor....

Abrazos,

Fabisu
Equipo 11 Sector B Guayaquil